jueves, 18 de junio de 2009

APORTE DE LECTURAS

Los Nuevos Ambientes de Aprendizaje

El mundo del siglo XXI, de hecho desde finales del siglo XX; esto ya fue así, es el mundo del conocimiento, la generación, transmisión y apropiación del mismo.
Hoy, la única manera de estar actualizado es mediante el acceso al conocimiento. Esta afirmación puede ser sencilla, sin embargo lograrlo puede ser muy fácil o muy difícil. Es fácil pues la enorme cantidad de información gestionada a diario en y por la red, está al alcance de todo el mundo; es difícil porque esa enorme cantidad de datos puede generarnos confusión y hasta perdernos en sus complicados mundos.
Es acá donde la nueva concepción de educación y de educador cobra una vigencia e importancia trascendental. La utilización de las TICs ofrece un nuevo reto al proceso de mediación pedagógica, pues este es, más que nunca el mundo de los nuevos ambientes de aprendizaje.
Una de las principales características de los Nuevos Ambientes de Aprendizaje es su desarrollo desmaterializado, ya no es necesario la presentación de documentos físicos o “papers” en el decir americano, pues toda la información desarrollada por los estudiantes y docentes se “mueve” por la red virtual de internet, ese fenómeno hace más accesible y veloz el proceso de aprendizaje.
Ahora bien, en este momento las plataformas de desarrollo de hardware y software y la utilización de la web como instrumento de mediación básico, ha hecho posible que el aprendizaje ya no deba ser presencial e inmediato, la gran revolución del aprendizaje moderno es la posibilidad de aprender fuera de las cuatro paredes de un aula y fuera del limitado espacio de la simultaneidad. Es posible realizar lecciones interactivas y desarrollar técnicas de manejo del conocimiento, así como su adquisición y socialización en tiempo real y, mejor aún, fuera de él.
La posibilidad de desarrollar procesos en línea nos permite el aprendizaje sincrónico y asincrónico, de esta manera, los estudiantes pueden acceder a instrumentos de aprendizaje que, hasta hace poco, eran impensables. Por ejemplo, la participación de los sujetos de aprendizaje en un chat permite que, en vivo y de manera sincrónica, se contrasten las opiniones y visiones diferentes de los participantes, con lo que se crea una discusión productiva. Los estudiantes que, en alguna medida son más tímidos, se liberan de estas ataduras al poder opinar desde su casa, frente a su computador, eso de por sí ya es valioso.
Ahora bien, el mundo del siglo XXI es un mundo en el que el principal recurso es el tiempo, la facilidad de presentar trabajos o emitir opiniones de manera asincrónica es valiosa. Un blog, por ejemplo, es puesto por el profesor de acuerdo a su conveniencia horaria, pero permite que todos los estudiantes accedan a él en su momento propicio, los comentarios que cada uno de ellos realiza y las réplicas que los demás desarrollan, enriquecen la visión de cada cual, sin necesidad de estar en línea al mismo tiempo.
Los experimentos desarrollados en universidades de América y Europa acerca de la aplicación de las TICs y los Nuevos Ambientes de Aprendizaje han demostrado su valioso aporte a la mejoría de la educación como un todo.
Ahora bien, todo lo anterior es letra muerta de lecturas inútiles si no ponemos nosotros en práctica medidas y desarrollamos programas de ejecución de este nuevo estilo de mediación pedagógica. El docente debe de abandonar su papel de dominador absoluto del conocimiento y conocedor único del contenido, es fundamental entender que el mundo actual facilita que el estudiante explora más allá de lo que el docente explica, es mejor decir que el docente se debe convertir en un facilitador o propositor de temáticas, más que un impositor de contenidos; el enorme abanico de opciones que se abre en la actualidad con blogs, wikis, chats y otros, hace que el docente se convierta en explorador y cibernauta, para ofrecer una especie de guía al estudiante, pero nunca el dueño y amo absoluto del conocimiento.
El estudiante ha dejado de ser un agente pasivo en el proceso de mediación pedagógica, esta verdad es una de las más difíciles de poner en práctica en la Costa Rica del siglo XXI, el principal reto es convencer al estudiante de que debe ir más allá de lo que se le dice o explica, que debe de ser un agente realmente activo y que proponga, comente y desarrolle ideas a partir de la información facilitada. Un estudiante crítico, que sepa que su poder emana de su saber, es la búsqueda moderna en educación.
Para cerrar esta reflexión es valioso apuntar que si bien el docente y el estudiante deben cambiar, las instituciones educativas deben sufrir una transformación total, entender que el aula ahora ha dejado de ser un espacio físico de cuatro paredes y una pizarra y que ahora la red mundial es un enorme salón de clases, solo poniendo en práctica esta solución, será posible la aplicación del constructivismo como mecanismo real de desarrollo de la educación, cumpliendo así uno de los principios del sistema educativo nacional: ser humanista, racionalista y constructivista.
El reto de las TIC y los Nuevos Ambientes de Aprendizaje están en nuestras manos, debemos asumirlos.

Tania Salazar Gómez

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada